Curso de técnico instalador de sistemas de energía

Las energías renovables son un terreno no explotado lo suficiente, a pesar de que hace ya décadas que se han revelado como la gran alternativa para evitar la dependencia de las fuentes perecederas de energía; y, por supuesto, para cuidar el medio ambiente que tan rápido se va degradando. Más allá de su uso industrial, son cada vez más los domicilios particulares que apuestan por la energía solar como fuente principal de energía. Todo ello ha creado un sector profesional que se encuentra en clara expansión: el de los técnicos en instalaciones fotovoltaicas. Desde Eurocep Madrid nos dan la oportunidad de convertirnos en profesionales en este ámbito.
Se trata de una opción que está especialmente indicada para quienes ya hayan trabajado en el campo de la energía, instalando equipos eléctricos y similares. El curso de técnico instalador de energía solar y fotovoltaica es una buena opción para reinventarse y adherirse a un terreno con muchísimo futuro, una necesidad hoy en día para muchas personas que, encontrándose de repente en paro, se han dado cuenta que sus conocimientos están obsoletos.

Si estamos interesados en el curso, podemos optar por dos modalidades: presencial o a distancia. La segunda está especialmente indicada para quienes no tengan posibilidad de desplazarse al centro de estudio o quieran compaginar el curso con otras actividades o con su trabajo. No obstante, los docentes de Eurocep Madrid han creado un temario que se ajusta a todas las necesidades de sus alumnos, tanto si acuden al centro como si no pueden hacerlo, siguiendo una única premisa: que sea el propio alumno quien se gestione su tiempo. Sólo así se consigue, por una parte, la motivación necesaria, y por otra un ritmo que favorezca a todo el mundo por igual.

El aula virtual nos proveerá de todo lo necesario para llevar a cabo el curso en caso de que optemos por la modalidad a distancia. Esto no significa, claro está, que no tengamos también a nuestra disposición casos prácticos reales que nos ayudarán a comprender y asimilar los contenidos, de forma que no tengamos problema en incorporarnos al ámbito laboral en el momento en que terminemos.

Otra ventaja de este curso es que está reconocido por la Asociación Nacional de Estudiantes de Formación Profesional. En los tiempos que corren, donde la oferta de cursos es cada vez más amplia y supone una salida tanto para el que se encuentra en paro como para las empresas que los ofrecen, es importante que sepamos escoger uno que nos aporte, además de los imprescindibles conocimientos, un título con validez nacional, que podamos esgrimir como justificación de nuestro esfuerzo y del tiempo invertido.

Un temario centrado en lo práctico

Al ser un curso que pretende formarnos como técnicos que puedan trabajar desde el primer día, el temario está centrado en lo que nos encontraremos en la calle. Es decir, veremos sobre todo colectores solares, atendiendo a su tipología, sus sistemas de circulación y almacenamiento, etc. No se perderán de vista, claro está, otros importantes dispositivos como los fotómetros, de los que también aprenderemos su funcionamiento e instalación. Por último, se nos ofrecerá una visión real y actual del estado de las energías renovables, así como lo que podemos esperar de ellas en un futuro, haciendo especial mención a la realidad del cambio climático y al Protocolo de Kyoto.

Sin duda estamos ante un curso con muchas posibilidades, que nos permitirá seguir avanzando en nuestra carrera técnica, o ampliar nuestras miras de cara al futuro.